Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

Impresoras de inyección de tinta: ¿Merece la pena repararlas?

ALMALASI - 19/09/2008 - DERECHOS AUTOR
¿ES RENTABLE REPARAR UNA IMPRESORA DE INYECCIÓN DE TINTA?



Muy a menudo vemos en el foro preguntas referentes a averías en impresoras de inyección de tinta y a su reparación. Este es un tema bastante normal, ya que una impresora, aunque es raro el fabricante que lo advierte, tiene un ciclo de vida útil limitado (como mucho te indican el ciclo máximo de trabajo mensual), con piezas que simplemente es que tienen un desgaste natural por su uso.

Pero no solo es este factor el que hay que tener en cuenta. Además (y esto es algo que he podido observar, e imagino que más de un usuario también lo habrá observado), las impresoras han bajado mucho de precio y han subido en prestaciones... pero no se puede decir lo mismo (salvo muy raras excepciones) de su calidad. Es cierto que hay impresoras de muy buena calidad (y me refiero a calidad en los materiales empleados en su fabricación y a la de su terminación), pero suele tratarse de impresoras de gama (y precio) alta.

Esto hace que la incidencia de averías en impresoras de gama baja y media sea relativamente alta, sobre todo a partir del tercer ciclo (año) de trabajo, que coincide precisamente con la finalización del periodo de garantía.

Por otro lado, al contrario de lo que ocurre con un ordenador, los servicios técnicos especializados en impresoras no son muchos, y la mayoría de las veces se trata de los propios servicios oficiales de las marcas. Además, las posibilidades de que sea el propio usuario el que repare la impresora son escasas, y se reducen en la mayoría de los casos a operaciones de limpieza, algún atasco de papel y muy poco más.

Esto se debe a una serie de factores, como por ejemplo que para arreglar una impresora hacen falta unos conocimientos que en muchos casos son impartidos por los propios fabricantes, siendo difícil en extremo acceder a los libros de mantenimiento de los distintos modelos de impresoras.

Pero no es este el único factor. Tenemos también la reticencia por parte de los fabricantes a vender piezas de repuesto de las impresoras fuera del círculo de sus servicios oficiales, la reticencia aún mayor a facilitar esquemas de montaje de éstas (casi imposibles de conseguir) y las técnicas de montaje empleadas, basadas muchas veces en remaches, soportes que para quitarlos se rompen y se sustituyen por elementos nuevos o elementos de sujeción para los que son necesarias una serie de herramientas específicas, no siempre fáciles de encontrar o baratas.

A esto hay que añadirle el alto precio de muchas de estas piezas (cuando es posible encontrarlas), que hace que la reparación de una impresora no se convierta en una opción muy alentadora.

A este respecto baste decir que, si la reparación afecta a piezas tales como micro-circuitos, inyectores o sistemas de tracción (que además es lo más habitual), en muchos casos la reparación se sitúa por encima del costo de una impresora nueva de características similares o incluso algo superiores.

También es un dato a tener en cuenta que mientras que en los talleres de reparación de ordenadores, si bien hay unas tarifas establecidas, éstas se aplican con bastante flexibilidad, llegándose incluso a no cobrar por operaciones que en realidad son perfectamente facturables, tales como puede ser la localización de una avería, entre los talleres de reparación de impresoras esta flexibilidad no existe prácticamente, por lo que es normal que una intervención, por pequeña que sea, pase de los 20 euros, siendo también normal que se facturen entre 10 y 15 euros tan solo por ver qué es lo que está fallando, y que esto se cobre si no aceptamos el presupuesto de reparación (en realidad es algo totalmente lógico, ya que en muchos casos localizar una avería implica un gasto en tiempo superior a lo que facturan, siendo necesario en casi todos los casos al menos probar y desmontar la impresora, y al fin y al cabo no olvidemos que se trata de un negocio, no de una asociación de caridad).

Pues bien, si tenemos en cuenta lo expuesto hasta ahora cabe deducir que, una vez pasado el periodo de garantía (en el que evidentemente la reparación va a ser sin costo alguno), salvo que se trate de una impresora de gama alta, muy rara vez va a ser realmente interesante proceder a su reparación, y menos aún si la avería coincide con el momento en el que está próximo un cambio de cartuchos, donde ya sólo la compra de éstos nos va a subvencionar prácticamente la mitad del costo de una impresora nueva (hablamos de cartuchos originales, evidentemente) o se trata de una impresora con unos años encima.

Hay que tener en cuenta que podemos encontrar impresoras de calidad por menos de 60 euros (bastante menos si se trata de impresoras en oferta).

En conjunto, hay una serie de factores que, a mi parecer, se deberían de tener en cuenta antes de proceder a la reparación o a la sustitución de una impresora. Vamos a ver cuales son esos factores:

1º.- Antigüedad de la impresora
Este es un factor muy importante, ya que una impresora con más de 3 años muy rara vez va a ser interesante repararla.

2º.- Grado de satisfacción con la impresora
Aunque no sea un factor determinante, si se trata de una impresora con la que estamos realmente satisfechos es posible que sea interesante asumir incluso un costo de reparación igual o algo superior al de una impresora nueva.

3º.- Costos añadidos a la impresora
Este factor afecta más a un tipo de usuario profesional o semi-profesional, pero se trata de valorar, en el caso de que se tengan, el costo de los posibles consumibles (tinta) que tengamos en nuestro poder para esa impresora, porque lo que sí que va a ser casi imposible es encontrar otra que utilice los mismos cartuchos, por poner un ejemplo.

4º.- Coste de la reparación
Es muy importante pedir en estos casos siempre un presupuesto (incluso si su posible no aceptación supone un gasto extra, como ya se ha indicado anteriormente). Antes de decidir debemos tener muy claro cuanto nos va a costar la reparación.

5º.- Posibilidad real de sustituir la impresora
No siempre es posible sustituir una impresora por otra nueva, y esto puede ser por muchos factores, tales como el SO que tengamos (en la actualidad es realmente difícil encontrar una impresora que sea compatible 100% con Windows 98, por ejemplo, y mucho menos con MS-DOS), compatibilidad con un determinado programa, disponibilidad de puerto de conexión (todas las impresoras modernas vienen para conectar a USB, y son muy raras y normalmente de precio bastante alto las que disponen de conexión a puerto paralelo), formatos especiales (evidentemente lo dicho hasta el momento se refiere a impresoras o a equipos multifunción de tamaño estándar, es decir, A4. Si ya se trata de otros formatos la cuestión cambia drásticamente) y algún que otro motivo más.

Bien, todos los puntos anteriores pueden ayudarnos a tomar una decisión ante una avería en nuestra impresora, ya que son varios los factores a considerar, y no siempre reparar va a ser la mejor opción o la más económica.




Tags: Reparar, Impresoras
Opiniones de nuestros lectores:

Opinión 1.

Visitante - Re: Impresoras de inyección de tinta: ¿Merece la pena repararlas? - Fecha: 10-06-2011 02:36:11.
las empresas multinacionales nos obligan a los consumidores a entrar en el circuito que a ellas les interesa. hasta hace unos cuantos aÑos los aparatos electronicos en general se reparaban en talleres y seguian funcionando como el primer dia salvo excepciones. hoy es mas sencilllo obligarnos a comprar un articulo nuevo y tirar el viejo (que puede tener 3-4 aÑos tan solo)
eso en mi pueblo se llama consumismo.
¿porque no se contribuye a crear empleo volviendo a lo de antes , a arreglar lo estropeado en talleres , con atencion personalizada ?

Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos12 Diciembre 2018