Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

En qué nos debemos fijar antes de comprar un producto informático.

JOSITO - 10/01/2008 - DERECHOS AUTOR
QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA AL COMPRAR UN PRODUCTO INFORMATICO.



La compra de un producto informático es algo cada vez más habitual, sobre todo con la enorme cantidad de productos de informática que nos rodean.
Muchas veces se nos plantea la duda de si un determinado tipo de artículo es un producto informático o no. Porque... ¿es un MP3 un producto informático? Pues sí que lo es, ya que por un lado no deja de ser un medio de almacenamiento con alguna que otra función extra y por otro necesita de un ordenador para poder usarse adecuadamente. En general podemos decir que un producto informático es todo aquel que necesita y/o utiliza un ordenador para su correcto funcionamiento o bien hace posible el funcionamiento correcto de éste, incluido por supuesto el propio ordenador.

Bien, aclarado este punto vamos a hacer unas cuantas consideraciones sobre algunos puntos que debemos tener en cuenta a la hora de hacer nuestra compra de un producto informático:

1º.- Comprar lo que necesitemos:

Esta debería ser la primera norma en toda compra, pero en informática es muy importante... y nos puede costar mucho dinero o ahorrarnos bastante.

Ya sea un ordenador completo, una pantalla, una impresora o cualquier producto informático es muy importante que sepamos exactamente qué uso le vamos a dar y hacer nuestra compra de acuerdo con este uso. La mejor compra no siempre es la más barata ni el último modelo. La mejor compra es siempre el artículo que necesitamos realmente al mejor precio posible.

2º.- Asesoramiento profesional:

Pocas compras hacemos en las que sea más importante un buen asesoramiento profesional que cuando compramos un artículo de informática... y sin embargo pocas veces obtenemos un asesoramiento digno de crédito y realmente profesional.
Esto se debe a que en la actualidad son muchas las tiendas que venden productos informáticos sin que sus dependientes tengan una mínima preparación al respecto, y no me refiero a tiendas de informática, sino a tiendas de todo tipo (incluidas cadenas de supermercados económicos y hasta los Todo a 100… bueno, Todo a 1 euro), que también ofrecen a estas alturas productos de informática a precios de oferta realmente bajos.

Esta falta de asesoramiento se nota también en algunas tiendas pertenecientes a cadenas dedicadas a la venta de electrodomésticos que presumen de su sección de Informática… e incluso a cadenas dedicadas a la venta de productos informáticos, en las que en su afán de abaratar costos y bajar precios está descuidando totalmente la formación del personal y la atención al cliente.

Pero, y no debemos engañarnos a este respecto, buena parte de culpa de que esto esté pasando la tiene el propio cliente, cada vez menos exigente en la compra de este tipo de productos, en los que muchas veces parece que lo único importante es conseguir lo más barato y aparente.

Y por último en este punto, recordar que un asesoramiento profesional no es el vecino de enfrente, que se lee todas las revistas de informática que salen al mercado, sino el de un verdadero profesional (que afortunadamente los hay, y muy buenos). Todo es cuestión de encontrarlos.

3º.- Ordenadores: ¿Qué sistema operativo quiero?:

Este es un tema muy controvertido. Yo no voy a entrar aquí en la discusión de cuál es el mejor sistema operativo o el más apropiado, pero sí que voy a entrar en una cuestión. Vamos a ver: Prácticamente todos los fabricantes de ordenadores mantienen modelos con Windows XP e incluso algunos ofrecen Linux como alternativa. ¿No resulta entonces un poco incongruente comprar un ordenador que viene preparado para Windows Vista, que va a dar su máximo rendimiento trabajando con Windows Vista y luego eliminar este sistema operativo (que os recuerdo que habéis pagado y del que tenéis una licencia original) para instalar otro sistema operativo para el que el ordenador no está preparado, para el que en muchos casos os van a faltar controladores y además en los casos en los que se encuentren todos los controladores, incluso siendo estos los originales de la casa, no va a darnos todo su rendimiento? ¿No es más lógico que desde un primer momento compremos nuestro ordenador con el sistema operativo con el que vamos a trabajar? Y aquí no vale eso de decir Si, pero es que el otro no trae esto o aquello porque esto o aquello lo más seguro es que deje de funcionar en cuanto cambiemos el sistema operativo que trae de origen.

Y ya de paso vamos a meter en este punto el tema del idioma. Vamos a ver: El ordenador siempre debe ir en el idioma del país para el que se compra. Lo mismo que en España se puede pedir un ordenador con el sistema operativo en inglés, francés o alemán no veo ningún motivo por el que no se pueda pedir un ordenador en EEUU con el sistema operativo en español (y de hecho poderse sí que se puede).

4º.- ¿Importa la marca?:

Más que la marca, importa el servicio. Una buena prueba es, antes de comprar algún producto de informática, comprobar si tiene página web, qué tipo de atención al cliente ofrece, si tiene a disposición del público (y de forma gratuita) los controladores necesarios (al menos los pertenecientes al sistema operativo con el que nos lo venden o con el que lo vamos a comprar), etc.

Pero sobre todo, y más que nada en los productos de un precio relativamente bajo, es muy importante ver con qué soporte contamos. Veréis, por muy barata que nos salga una Webcam, si ante el primer fallo o pérdida de los drivers la tenemos que tirar ya nos está saliendo carísima.

El mercado se está viendo inundado de multitud de marcas nisu (ni su padre las conoce) cuyo único aliciente es una presentación más o menos bonita y un precio sorprendentemente bajo (aunque algunas veces ni esto último tienen), pero que carecen totalmente de soporte y que en muchos casos ni tan siquiera vamos a tener a quien reclamar.

5º.- Servicio post-venta:

Y ya que estamos viendo este punto, hablemos del servicio post-venta y de los servicios técnicos. Es muy importante asegurarnos de que el artículo que compramos tiene un servicio post-venta en nuestro país, o al menos un importador que se hace cargo del mismo en caso de avería. Y esto es igual de válido para esas marcas desconocidas que para muchas de las primeras marcas. Veréis. De poco sirve tener un ordenador de la mejor marca si en cuanto tenemos un problema hay que mandarlo a reparar a otro país y vamos a estar sin él una media de entre 15 y 30 días (y esto en el mejor de los casos).

También hay que considerar a este respecto que en muchos productos (como por ejemplo en un ordenador portátil) podemos necesitas sustituir una pieza dañada, que puede ser incluso el transformador de corriente o la batería (no siempre hay que ponerse en lo peor, como la pantalla o el disco duro). Debemos estar seguros de que en el caso de necesitar una pieza de este tipo la vamos a poner localizar de forma rápida y a un precio razonable.

Y aquí quiero hacer una observación. Al comprar un ordenador o cualquier artículo de informática en una gran superficie debemos dejar bien claros dos puntos:

1º.- Si se trata de una marca ''blanca'', es decir, propia (como es el caso de Firsline con Carrefour) debemos dejar bien claro quien se hace cargo de las reclamaciones y averías, donde podemos encontrar repuestos y donde se encuentra el servicio técnico más cercano.
2º.- En todo caso, ante productos en oferta o a precios especialmente bajos en relación a los precios normales de venta, no estaría de más comprobar si se trata de productos en liquidación y, sobre todo, si se trata de productos que el fabricante tiene en catálogo en el país donde se efectúa la compra. No suele ser normal entre las primeras marcas, pero un servicio oficial de un determinado país se puede negar a efectuar una reparación en garantía si el producto no ha sido registrado en el país de venta o bien si no lo tiene en su catálogo, pudiéndonos llevar alguna desagradable sorpresa.

6º.- Garantía:

Y vamos con este, cuando menos, oscuro tema. Vamos a ver: La ley española (y las normativas de la CEE) son muy claras en este sentido: Este tipo de artículos tiene una garantía de dos años, por más que se empeñen algunos fabricantes y algunos comercios en decir que la garantía es de sólo un año. Tampoco existe una limitación de la garantía relacionada con el precio del artículo. Un ratón de 3 euros también tiene dos años de garantía. La única limitación a este respecto que marca la legislación es la relativa a piezas y elementos con un desgaste calculado, pero este debe ser advertido claramente por el vendedor y figurar explícitamente en las condiciones de la garantía.
A este respecto de la garantía, hay que tener presente que en muchos casos el sistema operativo forma parte del conjunto sujeto a garantía, por lo que el fabricante se puede negar a atender la garantía ante cualquier manipulación del mismo.
También hay que saber que el sistema operativo (y por lo tanto la licencia) está en la partición Recovery o en los DVD Recovery. La conservación de estos es nuestra responsabilidad, por lo que el fabricante está en su derecho si nos exige un pago por la reinstalación del sistema operativo (en realidad nos estaría cobrando una licencia nueva), pero no así si sólo se trata de los controladores, aunque en el caso de solicitar que se nos envíen en algún tipo de soporte sí que puede cobrar una pequeña cantidad por los trámites y manipulación de este soporte.

7º.- Consumibles:

Este es un tema que nos puede deparar más de una desagradable sorpresa y que afecta sobre todo a las impresoras, el periférico más utilizado.

En este tipo de artículos es muy importante que antes de decidir nuestra compra veamos cuanto nos va a costar la tinta (o el tóner en el caso de las láser) cuando se nos termine, porque aquí no sólo se trata de comprar la impresora que esté al mejor precio y que haga lo que necesitamos, sino que se trata también de que luego no nos salga casi que más barata comprar una impresora nueva que la tinto de la que hemos comprado.

Esta comprobación es además bastante fácil y la podemos hacer en el mismo establecimiento donde estemos comprando la impresora (es muy conveniente que siempre lo hagamos con recambios originales, que son los que nos van a dar una autentica relación de precio entre la impresora y sus consumibles).

8º.- Compatibilidades:

Cuando compremos un producto informático debemos tener bien claro en qué equipo se va a utilizar normalmente y si son compatibles entre sí.

Esto, que es muy importante en el hardware, lo es aun más en el software, ya que en software el establecimiento sólo está obligado al cambio en el caso de que funcione mal, y siempre por el mismo producto y versión.

Esto quiere decir que si compramos un programa o un juego y resulta no ser compatible con nuestro sistema operativo o con nuestro ordenador, la tienda en ningún caso tiene la más mínima obligación de cambiárnoslo por la versión correspondiente y compatible.

En el tema de hardware muchas tiendas indican que para proceder al cambio éste debe estar debidamente precintado. Bien, en el caso de software ni aun estando precintado existe más que la voluntad del establecimiento para efectuar el cambio.

Debemos recordar que los responsables de comprobar este punto somos nosotros, no el empleado que nos atiende, que en muchos casos tampoco tiene ni idea de lo que está vendiendo ni con qué es compatible.

9º.- ¿Lo último es lo mejor?:

Pues no siempre es así. A veces sólo se trata de una muy ligera mejoría y en otros casos ni tan siquiera eso, pero lo que sí que implica el ser ''lo último'' es un cierto sobre-precio. El problema es que con la informática nos encontramos ante una serie de productos de obsolescencia de ciclo corto, es decir, de un ciclo entre versiones inferior a los 6 meses, en los que a un artículo se le considera antiguo en cuanto que pasa de los dos años de vida. Esto hace que estén continuamente saliendo al mercado nuevas versiones, que en muchas ocasiones sólo se trata de pequeñas modificaciones sobre las ya existentes.
A veces una espera de tan sólo un par de meses nos puede reportar un importante ahorro económico en la compra de nuestro equipo.

10º.- Buscando el mejor precio:

Bien, ya hemos decidido lo que vamos a comprar, hemos sopesado los puntos ya expuestos y vamos a proceder a su compra. ¿Es buen momento para buscar el mejor precio? Pues si ya tenemos decidido lo que vamos a comprar, vista la marca, el modelo y todo lo demás, sí que es un buen momento para darnos una vuelta por las tiendas de Informática, que seguro que podemos llevarnos alguna que otra agradable sorpresa. A este respecto tengo que añadir que los mejores precios en informática no siempre están en las grandes superficies, ya que en esos sitios suelen estar a muy buen precio los xx artículos en oferta o de gancho, pero no así el resto de artículos, que suelen estar incluso más caros (y a veces bastante) que en los comercios especializados del sector.

Espero que esta pequeña guía os pueda ser de utilidad cuando vayáis a realizar alguna compra de material informático. Y recordad siempre que pagar un poco más puede ser un buen negocio si a cambio recibimos algo más que sólo lo que compramos. Ni la atención ni el conocimiento son gratuitos y un buen asesoramiento profesional no tiene precio.


Tags: Comprar, Ordenador
Opiniones de nuestros lectores:
Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos17 Diciembre 2018