Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

Riesgos en utilizar programas de gestión del sistema de forma inadecuada.

JOSITO - 27/11/2007 - DERECHOS AUTOR
RIESGOS QUE CORREMOS AL UTILIZAR DE FORMA INADECUADA PROGRAMAS DE GESTION DEL SISTEMA.



Muchas veces he leído o atendido problemas que se tienen en el ordenador y muy a menudo veo eso de Hice las particiones y formatee con tal programa y luego instalé Windows y me da fallos o He limpiado el registro con este programa y ahora no me funciona Windows, o He instalado el programa tal para mejorar el rendimiento de mi ordenador y ahora no me funciona.

Vamos a ver unas cuantas cuestiones a este respecto:

En el caso de las particiones y formateos no termino de explicarme por qué extraño motivo creemos que las herramientas que Microsoft incluye en Windows no son lo suficientemente buenas, no sirven para lo que queremos hacer o lo vamos a hacer mejor con otras herramientas de terceros.

No quiero decir con esto (ni mucho menos) que la mayoría de esos programas sean malos o no sirvan para lo que están pensados, lo que quiero decir es que a veces nos empeñamos en utilizar la herramienta inadecuada.

Si lo que necesitamos es formatear un disco duro para instalar Windows, o crear particiones teniendo el disco libre (o sin necesidad de conservar datos), Microsoft nos facilita junto con el sistema operativo en cuestión las mejores herramientas para hacer esto.

Si lo que queremos instalar es Windows 98 o Millenium, tenemos un disquete de instalación en el que nos encontramos con el FDISK para crear particiones y con el programa FORMAT para formatearlas. Es más, en ambos casos los CD's son de autoarranque, y disponen de la herramienta FORMAT para formatear las particiones.

En el caso de Windows XP o Windows Vista, el propio instalador se encarga de gestionar tanto las particiones (crearlas o eliminarlas) y de formatearlas (tanto en FAT32 como en NTFS en el caso de Windows XP. En el caso de Windows Vista hay que recordar que NO se puede instalar en una partición FAT32).

Se trata de herramientas que funcionan realmente bien, que están incluidas en el instalador del sistema operativo, que están diseñadas específicamente para estos menesteres y con las que no vamos a tener ningún problema a la hora de instalar y de utilizar nuestro sistema operativo.

Imagino que no hace falta recordar que los programas que se suelen utilizar, salvo alguno de libre distribución, no son baratos precisamente (uno de los más utilizados, el Partition Magic, tiene un precio de 89.99 euros), y aunque somos conscientes de que en muchos casos no se trata precisamente de software totalmente legal el que se utiliza, esto último lo único que hace es incrementar los riesgos de su utilización.

Y ya que estamos en el tema de la manipulación de las particiones, esto, que suele hacerse por parte de algunos con bastante ''alegría'', es algo que debemos evitar en lo posible, haciendo una buena planificación desde un principio de nuestro disco duro (ver el tutorial Particionar discos. Cuando y como se debe hacer para más información sobre este tema). Este tipo de operaciones, no nos cansamos de decirlo, entrañan SIEMPRE un alto riesgo, estando siempre expuestos, cuando menos, a una pérdida de datos. Este tipo de programas son de una gran utilidad, pero cuando no tenemos más remedio que utilizarlos, y siempre siendo plenamente conscientes de los riesgos que se corren.

Y por último, un dato que creo que hay muchos que desconocen: La utilización de estos programas (ya sea para particionar el disco o para redimensionar y crear particiones) suele significar un ralentizamiento del sistema que está cifrado entre un 10% y un 3%. Una razón más para que nos lo pensemos antes de utilizarlas. Una cosa es que se utilicen por que sea necesario y no haya otra opción y otra muy distinta es que las utilicemos porque nos han dicho que van bien, cuando sí que tenemos otras opciones.

Otro tipo de programas que son de uso bastante frecuente (y en muchos casos por personas que no saben realmente lo que hacen) son los limpiadores de registros. En este caso en muchas ocasiones se trata de programas freeware, pero esto no significa que cuando se utilicen no haya que saber muy bien lo que se está haciendo, y sobre todo leer muy bien todas las indicaciones que salen en pantalla, no estando de más que antes de utilizarlos leamos un poco la ayuda. Los daños que se pueden causar por una mala utilización de estos programas pueden ser irreparables, obligándonos en muchos casos a tener que cuando menos reinstalar nuestro Windows (eliminando, por supuesto, la instalación anterior). No debemos olvidar que, aunque estos programas nos permitan hacerlo de forma fácil, lo que estamos haciendo es manipular el registro de Windows, con todos los riesgos que esto entraña.

Y qué decir de la autentica montaña de programas que circulan por la red que nos prometen acelerar nuestro sistema, sacarle todo su rendimiento o incluso en algunos casos resultados absolutamente milagrosos. Con este tipo de programas debemos tener un gran cuidado, empezando por su descarga, ya que en muchos casos son tan solo verdaderos coladeros de virus y problemas. Es cierto que hay buenas herramientas para gestionar nuestro Windows, pero estas suelen ser simples gestores de las herramientas que el propio Windows incorpora, en las que podemos hacer exactamente lo mismo que podríamos hacer desde Windows, pero de forma más cómoda y fácil.

Mención especial merecen los plug in tan de moda para convertir un Windows XP en Windows Vista (al menos visualmente). Aquí también hay que poner mucha atención, ya que en muchos casos se trata tan sólo de temas que nos ofrecen la apariencia de Windows Vista (en estos casos no suele haber grandes problemas), pero en otros llegan más lejos, implementando ''supuestamente'' funciones de Windows Vista, con el resultado de que lo único que conseguimos en la mayoría de estos casos es tener virus, problemas, ralentizaciones... y en último extremo nuestro XP (que nos funcionaba bastante bien) hecho una pena, con el resultado final de tener que reinstalarlo.

Un autentico peligro para nuestro sistema son las múltiples barras de navegación que se nos ofrecen para nuestro explorador de Windows. Las hay muy buenos y útiles (Google Toolbar, MSN Toolbar y algunas más), pero hay muchísimas más que son un virus en sí mismas, como el caso de Internet security toolbar 7.1 y otras muchas que están en circulación.

Otro grupo de programas con los que hay que tener sumo cuidado es con todos aquellos que nos avisan sin nosotros haberlo solicitado de infecciones o malfuncionamientos en nuestro ordenador. Estos son en la mayoría de los casos simple malware.

Ante todo esto, quizás deberíamos tener en cuenta unos cuantos puntos:

1º.- Siempre que podamos, utilizar las gerramientas que Windows incorpora.
2º.- No utilizar un programa de gestión del sistema si no estamos realmente seguros de lo que hacemos y mucho menos si no lo necesitamos.
3º.- Desconfiar de las soluciones milagrosas. En Informática, como en casi todos los campos, simplemente no existen.
4º.- No descargar (y mucho menos instalar) programas que no conozcamos, aunque nos prometan que son la solución definitiva a todos nuestros males.
5º.- Leer siempre las instrucciones antes de utilizar cualquier programa de gestión del sistema.
6º.- Siempre que tengamos que manipular particiones o archivos del sistema, antes hacer copias de seguridad de nuestros archivos fundamentales (aquellos que NO podemos sustituir).
7º.- Siempre que instalemos un programa, debemos leer muy bien las ventanas de instalación. En muchos casos nos proponen la instalación de otros programas o barras de herramientas (y, por supuesto, suelen venir marcadas para su instalación).

Tags: Software, Rendimiento
Opiniones de nuestros lectores:
Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos12 Diciembre 2018