Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

Averías más frecuentes en un portátil.

JOSITO - 16/07/2007 - DERECHOS AUTOR
AVERIAS MAS FRECUENTES EN UN ORDENADOR PORTATIL.



Vamos en este tutorial a dar un repaso a las averías que se suelen producir en un ordenador portátil.

De entrada hay que decir que el primer problema con que nos vamos a encontrar en el caso de una avería en un portátil es que la solución de esta siempre va a ser bastante más cara que si se tratase de la misma avería en un PC de sobremesa, debiendo además recurrir en muchos casos en los que podríamos arreglar el problema nosotros mismos a un servicio técnico especializado (OJO, no todos los servicios técnicos tocan portátiles, y muchos tan solo hacen de intermediarios entre nosotros y el servicio técnico oficial).

Hemos visto en una serie de tutoriales anteriores una serie de averías en diferentes componentes de un PC. Algunas eran de elementos que componen en PC en sí (disco duro, procesador, memorias, placa base, unidades ópticas, puertos USB, tarjetas gráficas) y otras de elementos externos al PC, aunque forman parte de este (monitor, teclado y ratón).

Pues bien, en un portátil tenemos los mismos elementos con las mismas averías, pero todos formando un conjunto, a lo que hay que añadir el transformador de corriente.

La mayor ventaja que tenemos en un portátil a este respecto es que las averías motivadas por fallos eléctricos están muy minimizadas con respecto a un PC de sobremesa, ya que la mayoría de estas las va a soportar el transformador, que es un elemento externo, fácil de sustituir y de un costo no demasiado elevado.

Debemos considerar que el concepto de portátil implica que tenemos un elemento añadido a nuestro ordenador, y es un SAI.
El ordenador se alimenta a través de la batería, por lo que aunque estemos trabajando con el directamente conectado a la red, en caso de fallo en el suministro no vamos a sufrir alteraciones de alimentación, y en caso de corte de suministro nuestro ordenador va a seguir funcionando (siempre y cuando, claro está, tengamos la batería puesta).

Hay muchos tutoriales y consejos sobre la conveniencia o no de trabajar con la batería puesta. Bien, todos ellos se refieren a la repercusión que esto puede tener en la vida de la batería, pero una batería es fácil de cambiar y no demasiado cara, además de no necesitar intervención de terceros para ello, nada en absoluto comparable a la cantidad de problemas que nos va a evitar. Les aseguro que bien vale la pena sacrificar un año de vida de la batería si lo comparamos con los beneficios que a cambio obtenemos.

Bien, vamos a repasar una serie de elementos del portátil con sus posibles averías y soluciones, aunque de entrada hay que decir que casi todas pasan por el servicio técnico y sustitución del elemento en cuestión... a un precio bastante superior (repito) que si de un PC de sobremesa se tratara.

Alimentación:
El sistema de alimentación no suele causar muchos problemas si lo comparamos con el sistema de alimentación de un ordenador de sobremesa, ya que la mayoría de las causas de avería en este (picos de tensión, sobretensiones) las va a soportar el transformador externo, que como ya he dicho, es una pieza independiente fácil de sustituir.
Otro elemento que forma parte de este sistema de alimentación es la batería, que si que suele causar algún que otro problema, sobre todo si no hacemos un cierto mantenimiento, que consiste principalmente en mantener los contactos limpios y en procurar descargarla totalmente cada cierto tiempo. De todas formas, también se trata de un elemento fácil de sustituir y no excesivamente caro, habiendo además fabricantes alternativos que venden baterías para nuestro portátil a un precio inferior al que puede costarnos en el servicio oficial.
El resto del sistema eléctrico es bastante raro que se estropee, ya que no sufre sobretensiones ni (si trabajamos con la batería puesta) apagados repentinos.
En este apartado solo añadir un consejo: Al conectar un portátil a la red eléctrica, conectar siempre primero el transformador a al portatil y luego a la red.

Pantalla:
Las averías de la pantalla de un portátil son mucho más frecuentes que las que suele tener un monitor TFT normal, ya que a las que suelen tener estos (que son bastante pocas) hay que añadir las relativas a las conexiones de la pantalla, su sujeción (recordar que la pantalla hace a su vez la labor de tapa del portátil) y un sistema de retro iluminación bastante más delicado.
Son especialmente delicadas las uniones entre el cuerpo del portátil y la pantalla, tanto las de sujeción como las de datos, y sobre todo la placa inversora, que es la fuente de la mayor parte de las averías en los monitores de ordenadores portátiles.
Las averías de la pantalla de un portátil pasan siempre por sustituir esta, pero esa es una labor bastante complicada, muy delicada y con un costo bastante alto (una pantalla de portátil tiene un costo de aproximadamente el doble que el de un monitor TFT, y esto sin contar con la mano de obra).

Teclado:
El teclado de un portátil es mucho más delicado que un teclado normal... y muchísimo más caro. Su sustitución depende mucho del modelo de portátil, ya que los hay que con quitar dos tornillitos y liberar un par de pestañitas de plástico (eso si, con mucho cuidado) ya salen, quedando solo el cable de transmisión de datos, hasta algunos modelos en los que es preciso desmontar todo el portátil para poder cambiarlos. Cierto que siempre tenemos la posibilidad de conectar un teclado USB, pero es esta una solución un poco ''chapucera''.
La sujeción de las teclas suele ser bastante frágil, y en caso de derramar algún líquido en ellos, la mayoría de las veces ese líquido va a ir a parar... al interior del portátil, causando una serie de averías bastante graves.

Ratón:
El ratón de un portátil, a pesar de ir incorporado a este (suelen ser del tipo Touchpach), suele ser muy resistente, planteando realmente pocos problemas.

Disco duro:
Los discos duros de los portátiles no es que sean más frágiles que los de un ordenador de sobremesa, es que están sometidos a un trato bastante peor. Movimientos bruscos mientras están trabajando, golpes...
La dificultad en su sustitución, como ya hemos comentado en el tutorial sobre Actualizar ordenadores portátiles va a depender de la marca y modelo de este.

Unidad óptica:
El problema con la unidad óptica de un portátil es que se encuentra muchísimo más expuesta que una unidad óptica normal.
Si observamos, vemos que la práctica totalidad de los elementos que la componen están montados sobre la bandeja porta DVD, lo que hace que sus mecanismos estén expuestos a más posibilidades de deterioro que en una unidad óptica convencional. Es cierto que la lente es mucho más fácil de limpiar, pero también es mucho más fácil que se ensucie y que se dañe.
Además, suelen tener un diseño específico para un modelo de portátil determinado, lo que hace que tengamos que recurrir al servicio oficial para su compra, con lo que esto lleva consigo de sobreprecio.

Memorias:
Como vimos en su día en el tutorial sobre Por qué se rompe la memoria, las principales causas de avería eran mala manipulación, sobrecargas eléctricas y temperatura. Pues bien, en este caso esas causas se minimizan muchísimo, lo que hace que sea este un elemento que muy rara vez nos va a dar problemas.

Placa base:
Aquí podemos encuadrar también las averías de la tarjeta gráfica y de la tarjeta de sonido, al formar estas un todo con la placa base. Dado que las averías más frecuentes en una placa base suelen estar provocadas por problemas eléctricos, y ya hemos visto que estos están muy minimizados en un portátil, a su vez las averías en estos elementos también lo están. No obstante, estas dependen mucho de la calidad de los componentes.
La reparación de estas averías, caso de producirse, es siempre la sustitución de la placa base. Esta sustitución ha de hacerse en la mayoría de los casos en los servicios técnicos oficiales, o cuando menos en un servicio técnico con una cierta especialización en ordenadores portátiles.

En general podemos decir que un portátil está bastante más protegido para aquellas averías que puedan tener un origen eléctrico que un PC de sobremesa.

En cuanto a las provocadas por excesivo calentamiento, esto ya es otra historia. Si bien los portátiles suelen estar menos expuestos al polvo que un PC de sobremesa (sobre todo porque el PC de sobremesa suele estar en el suelo), también es cierto que sus conductos de ventilación y ventiladores son más pequeños y bastante más difíciles de limpiar, aunque esto no es una tarea imposible ni mucho menos. Con un pincel y un bote de aire a presión podemos hacer verdaderas maravillas.
A este respecto es muy importante que nos aseguremos cuando lo tengamos en funcionamiento de que refrigera correctamente. Si es necesario podemos recurrir a un atril (incluso los hay con ventiladores) que facilite su refrigeración.

La mayoría de las averías que se producen en un portátil las podemos calificar más de accidentes que de averías, ya que suelen estar provocadas por derrame de líquidos, golpes y caidas o bien por forzar alguno de sus conectores (en especial el de alimentación).

Bien, una vez visto todo esto, hay que decir que el principal enemigo de un portátil somos nosotros mismos, o más bien el trato que le damos a veces. Moverlo cuando está trabajando, transportarlo en bolsas no preparadas para ello (el mejor sitio para llevar un portátil no es precisamente una mochila), tenerlo expuesto a golpes, caídas y derrames de líquidos, poca atención a la hora de conectar los transformadores...
Tags: Portatiles, Reparar
Opiniones de nuestros lectores:
Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos12 Diciembre 2018