Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

Como organizar un disco duro.

JOSITO - 09/07/2007 - DERECHOS AUTOR
COMO PODEMOS ORGANIZAR NUESTRO DISCO DURO.

Uno de los problemas que se nos plantean, sobre todo con los discos duros actuales, que son de una gran capacidad, es como organizar nuestros archivos para tener un rápido acceso a ellos y también para que en caso de necesitar formatear o reinstalar no tengamos que estar copiando toda la información.

Esto último se solucionaría con tener copias de seguridad, pero todos tenemos mucha información en nuestros discos duros que, si bien no tienen la importancia suficiente como para hacer copias de seguridad de ella, si que no nos gustaría perderla.

Bien, vamos a partir del supuesto de que tenemos un disco de 250Gb.

Lo primero que haríamos, ya en la misma instalación, es hacer una partición para instalar Windows, drivers, programas y todo lo que deba estar en ella. Un buen tamaño para esta partición sería de entre 40 y 50Gb (dependiendo de los programas que vayamos a utilizar).

Bien, ya tenemos todo instalado y tenemos además 200Gb libres (aun sin particionar ni formatear).

Ahora llegamos a la siguiente decisión. Esta decisión va a depender más que nada del uso que le demos a nuestro ordenador.

Vamos a partir de un uso mixto (algo de trabajo y ocio), que es lo más normal.
Pues bien, partiendo de este supuesto podemos crear dos particiones (el tamaño de estas dependerá de nuestras necesidades y prioridades). Vamos a hacer una partición de 50Gb y otra de 150Gb. Después utilizaremos la de 50Gb para guardar nuestros archivos de trabajo o de mayor importancia y la de 150 la utilizaremos para los archivos de ocio (música, fotos, vídeo...).

Esta distribución nos permite por un lado tener en una partición lo que suele reinstalarse, por lo que si tenemos algún problema, este no nos va a afectar a nuestros datos y por otro lado nos facilita enormemente el tema de copias de seguridad y recuperación de los datos que realmente necesitamos.

Una vez hecho esto, configuramos nuestros programas redirigiendo la opción de guardar archivos a la partición que nos sea más idónea.

Las opciones que nos ofrece Mis documentos de XP son muy interesantes para visualizar cómodamente nuestros archivos, pero esto mismo lo podemos hacer mediante accesos directos a la dirección física de la carpeta donde guardamos estos archivos, con lo que evitamos tener archivos en la carpeta Documents and Setting.
Por ejemplo, si tenemos una serie de fotos de amigos, guardaremos estas en la partición y carpeta correspondiente y luego pondremos un acceso directo a esta carpeta en la carpeta Mis Imágenes. De esta forma, al abrir Mis Imágenes tendremos un rápido acceso a estas, pero sin tenerlas guardadas en la misma partición donde se encuentre el sistema.

Vamos a ver que tipo de organización podemos dar a continuación. Para ello vamos a nombrar cada partición. Una forma sería esta:

C: SYSTEM
D: DATOS
E: OCIO

El disco C: necesita poca atención en cuanto a la organización, ya que son los mismos programas que instalamos deberían encargarse de ello. Yo no soy en absoluto partidario de forzar las rutas de instalación y prefiero dejar las que cada programa tenga predefinida en el instalador (otra cosa es donde después se guarden los datos).

El disco D: ya es otra cosa. Para empezar podemos crear una carpeta, a la que podemos llamar Documentos o algo similar, en la que vamos a guardar los documentos realmente importantes o los de algunos programas concretos, pero que se trate de documentos de uso habitual y una cierta importancia.
Dentro de esta, incluso podemos crearnos una serie de subcarpetas para tener más controlados los archivos que guardamos.
Un ejemplo de esto seria, en el caso de Office, crear una subcarpeta llamada Excel, otra llamada Word... , dependiendo de los programas que habitualmente utilicemos.

También dentro de esta carpeta Documentos podemos guardar los demás documentos que realmente sean importantes, bien creando subcarpetas o bien dejando los archivos dentro de dicha carpeta (cada programa va a mostrar los suyos, a no ser que le indiquemos lo contrario).

Dentro de D: podemos crear otra serie de carpetas con los datos de los programas que más utilicemos y que nos sean de importancia.

En cuanto a documentos de algún evento concreto (una compra, documentos relacionados con alguna acción, etc), podemos crear una carpeta con el nombre de esta y guardar todos los documentos relacionados en ella (sean del programa que sean), con lo que ante cualquier consulta tendremos siempre localizada su ubicación.

Debemos evitar guardar archivos directamente en D:, ya que esto a la larga solo crea confusión.

Con el disco E: (el de ocio) procederemos de forma similar, creando una serie de carpetas y subcarpetas que nos permitan una fácil localización de cualquier archivo en un momento dado.

Es interesante no tener un numero excesivo de archivos dentro de una misma carpeta, ya que esto, aunque estén organizados por orden alfabético, puede hacer laboriosa la localización de un documento concreto en un momento dado.
Por poner un ejemplo, si tenemos las fotografías de nuestros viajes, lo mejor es agrupar estas por lugares, e incluso dentro de estos por fechas.

En caso de discos menores, siempre es conveniente crear al menos dos particiones, una para el sistema y la instalación de programas y otra para guardar los datos.
En discos de menos de 100Gb no es interesante hacer particiones, ya que no tenemos suficiente disco para jugar con sus capacidades. Esto es salvo que en realidad almacenemos en el disco muy pocos datos (o sea, que estos ocupen poco espacio).

Vamos a ver a continuación una serie de normas básicas que deberíamos respetar.

- Dejar el suficiente espacio en la partición donde instalemos Windows y los programas, ya que estos a veces necesitan una serie de archivos temporales que puede llegar a ser bastante grande en un momento dado (aunque después los elimine el mismo programa que los ha creado). Hay que pensar que la gran mayoría de programas, aunque los instalemos en otra partición (cosa que, repito, no aconsejo), suelen crear una serie de carpetas en la partición donde esté instalado el sistema, así como guardar algunos archivos en ella. Esta partición nunca debería ser inferior a los 30Gb.

- Evitar en lo posible instalar o guardar nada en el Escritorio. Para eso están las carpetas, y si lo queremos tener en el escritorio, para eso están los accesos directos.

- Respetar los directorios de instalación de los programas (salvo el destinado a guardar los archivos generados por este).

- Respetar las carpetas que creen. Os puedo asegurar que no las crea por gusto.

- Mantener los discos lo más limpios posible de archivos inútiles. En el tema de ocio, eliminar o pasar a CD o DVD aquellos archivos que deseemos conservar, pero que no utilizamos muy a menudo.

- A veces instalamos demos de programas. Una vez que las hayamos visto, si no las vamos a utilizar más es conveniente desinstalarlas.

- Eliminar periódicamente los archivos temporales (Eliminar archivos temporales del PC).

- Aunque los virus suelen atacar sobre todo al sistema y al disco (o partición) donde este se encuentre, se pueden alojar en cualquiera. De vez en cuando pasar nuestro antivirus por todas las unidades (particiones).

- Una carpeta no es un cajón de sastre. Guardar en una misma carpeta archivos que no guarden ninguna relación entre ellos (ya sea por su temática o por el tipo de archivos) solo crea confusión. Además, en un disco bien organizado evitaremos el tener archivos repetidos.

- Los drivers que descarguemos deben estar en CD's. Una vez descargados, los descomprimimos (si es necesario) y los grabamos en un CD, eliminándolos del disco duro. Si queremos guardar una copia en el disco duro, podemos conservar los archivos comprimidos, pero no es necesario conservar las carpetas de instalación descomprimidas.

- Un disco duro bien organizado es mucho más fácil de gestionar (tanto para encontrar un archivo como para hacer copias de seguridad) y además suele funcionar mejor y más rápido.

- Siempre que nos sea posible, debemos organizarnos y particionar el disco antes de instalar el SO. Los programas para modificar particiones (como el Partition Magic) suelen funcionar muy bien, pero no son baratos y NUNCA están exentos de riesgo.

- Si necesitamos recuperar espacio en alguna de las particiones, eliminar temporales, pasar los archivos que menos utilicemos a otro soporte, desinstalar demos y demás (incluso algún programa que ya no utilicemos), pero nunca recurrir a eliminar carpetas ni archivos del sistema.
Tags: Archivos, Disco duro
Opiniones de nuestros lectores:
Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos12 Diciembre 2018