Utilizamos Cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información X
PortadaForo AyudaTutoriales
Tutoriales

Utilizar 3G sin tarifa plana

ALMALASI - 20/03/2009 - DERECHOS AUTOR
COMO AHORRAR DINERO CONFIGURANDO EL SOFTWARE Y SISTEMA OPERATIVO AL CONECTARNOS POR 3G.



Las conexiones a Internet mediante 3G son cómodas, rápidas, sin las limitaciones en el espacio que implica una conexión ADSL o cable... pero también son caras.

Incluso cuando se utiliza una tarifa plana, el concepto de Tarifa plana que se tiene en conexiones 3G no es el mismo que se tiene en otro tipo de conexiones, ya que en casi todos los casos se trata tan solo de una cantidad fija de tráfico que, una vez superado, implica o bien una reducción drástica en la velocidad de conexión o bien el pago del tráfico excedente.

Este es un tema que, si ya afecta cuando se cuenta con una conexión 3G de tarifa plana, cuando no se cuenta con ella puede llegar a ser bastante serio (en el sentido económico, se entiende).

Y hay que tener en cuenta que, en este tipo de conexiones, cuando se habla de tráfico siempre se refiere a la suma del de subida y del de bajada. También hay que considerar que todo tipo de transferencia, por poca que sea o que no la notemos es tráfico. La simple conexión para comprobar si hay una respuesta por parte del servidor o una actualización ya supone el envío y recepción de una serie de paquetes.

Pero, ante el gasto que esto supone, podemos tomar una serie de medidas que nos ayuden a controlarlo. Unas desde luego son menos recomendables que otras, por el riesgo que pueden suponer en cuanto a la seguridad, pero este riesgo se minimiza si tenemos la posibilidad de conectarnos por otro sistema o realizamos estas conexiones de forma manual y programada.

Vamos a ver cuales pueden ser algunas de esas medidas:

La primera de ellas es de sentido común, y consiste en realizar conexiones mediante 3G solamente cuando sean necesarias, manteniendo la conexión el menor tiempo posible. Siempre que sea posible, utilizar otro tipo de conexión (ADSL mediante WiFi, por ejemplo). Todos los dispositivos que cuentan con conexión 3G para Internet tienen la posibilidad de desconectarlo.

La planificación en la contratación de una tarifa plana es también una buena forma de ahorro. Hay afortunadamente bastantes compañías que ofrecen este servicio y muchas modalidades. Es cuestión de hacer un estudio y contratar la que más se acerque a nuestras necesidades.

Cuando se trata de la contratación de una tarifa plana para una línea ADSL, lo que se suele mirar es la velocidad y el precio, ya que no se cuenta, por lo general, con otro tipo de limitaciones, pero ya he dicho que el concepto de Tarifa plana cambia cuando de una conexión 3G se trata, y en estos casos son otros los factores que hay que tener en cuenta, tales como MegaBytes que incluye la cuota mensual de la conexión, qué ocurre al sobrepasarlos, precio de los MegaBytes extras, a qué velocidad se queda nuestra conexión una vez que sobrepasamos la tasa asignada, posibilidades de restricciones y, muy importante, consulta del consumo...

Aunque pueda parecer raro, no son excepcionales los casos en los que, aun contando con una conexión ADSL, por simple comodidad, se utiliza a veces una conexión 3G para entrar en Internet. He escuchado razones como Sí, pero es que yo la ADSL la tengo por cable. Les aseguro que sale muchísimo más barato instalar un router WiFi que dé cobertura a toda la casa que utilizar una conexión 3G en algunas zonas. Es más, incluso el sobreprecio que supone un teléfono móvil que cuente no solo con conexión 3G, sino que además cuente con conexión Wifi, para aquellos que lo utilizan bastante para conectarse a Internet (correo electrónico, chat...) está más que justificado. Como veremos más adelante, cada vez hay un mayor número de sitios que cuentan con conexiones WiFi gratuitas y libres.



Pero no es esta la única medida que podemos tomar, ya que hay otras que nos ayudarán a minimizar el consumo.

Sistema operativo y software:

En este apartado podemos tomar una serie de medidas:

- Desactivar todo tipo de actualizaciones automáticas. Por supuesto que tanto el sistema operativo como los programas hay que tenerlos actualizados, pero no necesitamos que se estén conectando permanentemente en busca de actualizaciones. Es preferible mantener las actualizaciones de forma manual, aprovechando para hacerlas cualquier momento en el que, como hemos dicho, podamos disponer de otro tipo de conexión ADSL.

- Evitar las descargas que podamos demorar. Si tenemos que bajar un programa o cualquier contenido, es preferible, como en el caso anterior, esperar a tener disponible otro tipo de conexión.

- Si no disponemos de la posibilidad de otro tipo de conexión, evitar bajar contenido que no sea realmente necesario, limitando la búsqueda de actualizaciones de programas a un par de veces al mes.

- Si disponemos en nuestro equipo de otro tipo de conexión (normalmente ADSL WiFi), podemos aprovechar el servicio que nos ofrezcan lugares públicos, ya que cada vez son más los que ofrecen este servicio (estaciones de tren, de autobuses, aeropuertos, hoteles, bares, restaurantes, bibliotecas, centros sociales...)

Antivirus y antimalware:

De sobra hemos hablado ya de la necesidad de mantener el antivirus totalmente actualizado, pero si desactivamos las actualizaciones automáticas bastará con que nos conectemos en busca de estas actualizaciones una o dos veces al día (dependiendo de la periodicidad con que se suela actualizar nuestro antivirus). Además, cuando nos ofrezca en las actualizaciones una del programa, procederemos como en el caso anterior.

Correo electrónico:

Este es otro apartado en el que podemos ahorrar una importante cantidad de tráfico, y por lo tanto, de dinero.

Las medidas básicas a tomar son las siguientes:

- No tener siempre activado el gestor de correo. Tenerlo siempre activado es muy cómodo, ya que nos avisa inmediatamente del correo que recibimos, pero también es un consumo constante de tráfico.

- Descargar de forma automática solo los encabezados. El resto del mensaje se descargará solo de aquellos que queramos ver.

- Siempre que sea posible, demorar la descarga de documentos adjuntos hasta que podamos establecer otro tipo de conexión, sobre todo si se trata de documentos multimedia (imágenes y demás) o documentos de un tamaño significativo.

- Evitar enviar e-mails con documentos adjuntos (es el mismo caso anterior).

- No utilizar nada que pueda significar una cantidad extra de datos, como estilos en el correo, fondos, etc.

- Tener configurado lo mejor posible el gestor anti-spam y de correo no deseado (esto nos puede ahorrar una importante cantidad de tráfico).



Programas de mensajería instantánea:

En este apartado basta con tomar una serie bien corta de medidas:

- Evitar que nuestro programa de mensajería instantánea (Messenger, por ejemplo) se inicie con Windows.

- Evitar todo tipo de fondos. Desactivar en este punto tanto los salientes (fondos, temas o escenarios, como queramos llamarlos) como los entrantes (aquellos que tienen activados las personas con las que hablamos).

- Evitar en lo posible el tráfico de imágenes o archivos.

Programas de intercambio de archivos (P2P):

De este tipo de programas es mejor olvidarse cuando se cuenta con una conexión 3G. Bajarse una película (dejando aparte las consideraciones legales), una vez consumidos los MegaBytes de bonificación de la tarifa, con una conexión 3G puede llegar a salir incluso más caro que ir a una tienda y comprarla.

Navegación por la red:

He querido dejar para el último lugar este apartado porque es uno de los que pueden marcar la diferencia.

Hace unos años, las páginas web eran bastante más simples y ligeras de lo que lo son en la actualidad. Limitaciones que los propios diseñadores se imponían en el diseño para favorecer la rapidez en la navegación (menor cantidad de datos a transmitir) han desaparecido con el advenimiento de conexiones de alta velocidad, y cada vez las páginas son más elaboradas, bonitas, con más contenido multimedia (imágenes, sonidos, vídeos)... pero también más pesadas.

Esto, en una conexión ADSL normal, con tarifa plana, no tiene mayor importancia, pero cuando tenemos una conexión por la que tenemos que pagar por bytes recibidos o enviados sí que llega a tenerla.

Vamos a ver una serie de cuestiones que debemos evitar en lo posible cuando de una conexión 3G (sobre todo sin tarifa plana) se trata:

- Navegar por navegar. Si lo que pretendemos es ahorrarnos un dinero, no es la mejor conexión para ir a la caza de a ver qué encuentro por ahí. Esto no quiere decir ni mucho menos que no naveguemos, simplemente quiere decir que nos ciñamos a lo que estamos buscando y necesitamos.

- Evitar los contenidos multimedia, en especial los vídeos. Entrar en YouTube y ponerse a ver vídeos es muy divertido e interesante, pero con una conexión 3G lo cierto es que sale bastante caro

- Los vídeos insertados en páginas están exactamente en el mismo caso ya comentado anteriormente. En general son pesados, lo que implica que, al visionar, estamos manteniendo un importante tráfico en la conexión.

- Ojo con las páginas con muchas imágenes (sobre todo si estas son muy grandes). Una imagen pesa (es decir, tiene un tamaño importante). Muchas son las páginas que muestran solo una miniatura, en la que al pinchar se muestra la imagen en su tamaño completo. No es cuestión de ir pinchando en todas, solo en aquellas que realmente queramos ver.

Por otra parte, en este punto no es muy útil el desactivar el que se muestren las imágenes, ya que cada vez son más los casos en los que los links de navegación están precisamente en éstas, y hay que tener en cuenta que imágenes no son solo las fotografías. Componentes de una web tales como cabeceras, botones de acceso y demás son en casi todos los casos imágenes.



CONCLUSION:

Las conexiones 3G son un gran invento, ya que permiten, entre otras cosas, el acceso a Internet en zonas que de otra forma sería prácticamente imposible, así como un concepto de movilidad que hasta la llegada de este sistema no se conocía, pero también es un tipo de conexión que no sale nada barata, y mucho menos si no se cuenta con una tarifa plana.

Las conexiones 3G hay que utilizarlas, si de ahorrar se trata, tomando una serie de medidas encaminadas a minimizar el tráfico no necesario, ya que de lo contrario nos podemos llevar sorpresas realmente desagradables, o no contar con una velocidad adecuada en el momento en el que realmente la necesitemos.

Es muy importante tener un conocimiento exacto de lo que nos va a costar una conexión, y, sobre todo, tener muy presente que toda acción en Internet supone un movimiento de datos, por el que de una forma u otra pagamos.

Tampoco está de más consultar de vez en cuando el tráfico que llevamos consumido, para de esta forma sacarle un mayor rendimiento a la conexión. Por ejemplo, en el caso de contar con una tarifa plana, si aun tenemos MB por consumir y estamos prácticamente al final del periodo de facturación, es el momento de realizar aquellas actualizaciones de programas o descargas que teníamos pendientes. La forma de controlar este tráfico depende en casi todos los casos de las compañías proveedoras del servicio, por lo que se debe consultar como llevar este control.




Tags: Internet, Conexion 3G
Opiniones de nuestros lectores:
Ver más Tutoriales
InicioNoticias
^ SubirAviso legal
Política Privacidad
Configurarequipos11 Diciembre 2018